Ilustre Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la Amargura y Santa Mujer Verónica (Nazarenos - El Encuentro)

jueves, 15 de enero de 2009

Recordando crónicas: Pena y lágrimas en Ciudad Jardín


La persistente lluvia impidió que la hermandad del Encuentro saliera de la iglesia de San Antonio de Padua Las lágrimas afloraron en los penitentes y costaleros que, al igual que el año pasado, se quedaron sin poder salir a la calle La jornada de ayer comenzaba con preocupación entre los hermanos de la Cofradía del Encuentro. Desde el miércoles se conocía la posibilidad de que ayer lloviera y, por ese motivo, ayer por la mañana los directivos del Encuentro miraban al cielo de otra manera. Con la mala experiencia del año pasado, en la que la lluvia sorprendió al cortejo que tuvo que refugiarse en la iglesia de Santa Teresa, la Junta Directiva decidía que saldrían en procesión pero exclusivamente por las calles del barrio. Los últimos partes meteorológicos anunciaban posibles tormentas alrededor de las nueve de la noche y, por ese motivo, la directiva entendió que, en el mejor de los casos, lo mejor que podían hacer era salir a la calle, dar la vuelta a la Plaza de España, realizar el tradicional encuentro a las puertas del templo y, a continuación, volver a recogerse en San Antonio de Padua.A las seis y media de la tarde, y con una tímida lluvia que no cesaba de caer, la Hermana Mayor de la Cofradía del Encuentro, Belén García Suanez, anunciaba por la megafonía del templo que se retrasaba la salida media hora a la espera de que la lluvia cesara para poder realizar esa pequeña procesión por el barrio de Ciudad Jardín.A las siete de la tarde la lluvia no cesó y, de manera definitiva, Belén García y su Junta Directiva decidían suspender el desfile procesional del Jueves Santo. La reacción fue la previsible. A nadie le gustaba escuchar que la cofradía se iba a quedar sin salir a la calle. En la Plaza de España, que aparecía repleta de almerienses, la noticia se corrió como la pólvora y los ánimos también se apagaron a la par que se veía el llanto en muchas de las personas que aguardaban el inicio de la procesión.La Almería cofrade se llevó el primer varapalo de la tarde. En el interior del templo los componentes del cortejo lloraban inconsolablemente al igual que pasaba en el exterior con el público congregado a las puertas de la Iglesia de San Antonio.Entonces la hermandad decidió agradecer de alguna manera el cariño que entraba a borbotones desde el exterior y fue asomando uno por uno los pasos de la cofradía a las puertas de San Antonio para que el público pudiera verlos. A continuación, los capataces y las cuadrillas volvían a llevar los pasos al interior del templo y los situaban de manera ordenada para que el público pudiera entrar a la iglesia para rezar a los titulares de la Cofradía del Encuentro.En los primeros momentos los penitentes continuaban con su hábito puesto sentados en cualquier lugar rotos de pena. Posteriormente se fueron quitando el equipo penitencial pero no abandonaban el templo como si quisieran permanecer junto a sus titulares las mismas horas que dura la procesión.En el exterior del templo una de las bandas interpretaba marchas procesionales arrancando los aplausos de reconocimiento del público que tampoco abandonaba la plaza. A la vez, comenzaba a producirse el goteo de público que entraba al interior de la iglesia de San Antonio para rezar y llorar ante los titulares de la hermandad. En un principio la Junta Directiva decidió que la iglesia permaneciera abierta hasta las diez de la noche aunque el propio párroco de San Antonio, comprendiendo perfectamente la desolación de los hermanos del Encuentro, se ofreció para dejar la iglesia abierta las horas que fueran necesarias.El Encuentro se quedó sin salir, por segundo año consecutivo, pero en San Antonio de Padua se vivió uno de esos momentos que son imposibles de narrar y que estaba cargado de sentimientos y emociones que solo pueden entenderse si se contemplan con el corazón.Texto e imagen: Ideal, sobre el Juves Santo 2008.

Ilustre Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Amargura

Hermandad del Encuentro

var digit="classic";var page="8231bd1f5948267857d4413d2d2483d0";var ide="1232458641";